sábado, 8 de noviembre de 2008

El puterío de Facebook

Erase una vez; hace muy poco tiempo y en lugar muy cercano, una joven estudiante urbana, o sea yo y una red social virtual: Facebook, una “herramienta” que ya era de mi conocimiento, pero no tenía la menor idea para que servía, porque la gente la usaba, ni porque la nombraban tanto.
Cierta vez alguien me dijo que no le gustaba que le manden matecitos por Facebook. Yo pensaba: ¿what pass?¿que están diciendo?
Si gracias...

View SlideShare presentation or Upload your own.


Resulta que buscaba yo contactarme con alguien a quien estaba buscando por las inmensas aguas de Internet, cuándo veo que la persona en cuestión tenía un perfil en Facebook. Llegar a contactarme con ella me llevó a la situación de tener que hacerme una cuenta; al lo cual accedí. Cuándo lo comenté con algunas amigas, comenzaron a darme la bienvenida al “mundillo de Facebook”. Despúes de un mes yo diría, al puterío de Facebook.

Como según los que saben, esta “red social” (tal es su status académico) todavía no llegó en nuestro país a su verdadero potencial social en tanto red y mucho menos a sus interesantes beneficios profesionales, es bastante coherente que lo veamos por ahora, como un verdadero chusmerío. Si; a lo Marcelo Polino. Una prolongación virtual de lo que somos y decimos en la realidad. Una charla mas o menos histérica entre gente que en realidad no está tejiendo relaciones virtuales, sino que en general se conoce de antemano.
Desde que hice mi perfil en Facebook no puedo parar de entrar. De repente empezaron a solicitar mi amistad personas que no se de donde salen. Yo acepto. Desde que me puse delante de una PC en cuarto grado, acepto términos y condiciones de uso sin chistar.

Hasta descubrimos, junto a mis compañeras de trabajo de Re-Play, una utilidad profesional haciendo un perfil a nuestra revista.
¿Acaso quien no ha entrado al perfil de sus amigos y se ha puesto a elaborar meticulosos y profundos entramados entre sus relaciones, para llegar a quien sabe que conclusión, que probablemente no nos aporte nada nuevo?

Mensajes polisemicos, que quizá signifiquen todo lo contario de lo que dicen, o no. Que expresen tan solo palabrerios o pocos hechos concretos. Malos entendidos. El chisme es la cara vulgar de lo social, lo espectacular de la cultura. Y en Facebook hay chisme.
Así es como mi amiga A.S se desayunó con que su ex-novio había sido padre con una mina que ni conocía, mi mamá encontró unos parientes lejanos, me enteré de que una de mis mejores amigas de la primaria era lesbiana y le estoy por encontrar novia a mi perro.
Todo esto me hizo pensar en cuánto de amistad, sociabilidad, neurosis, obsesión o adicción puede haber dentro de una red como Facebook, o en el mundo virtual en general. Cuánto de trabajo en equipo y cuánto de competencia. Cuánto de mentira, fantasía, imaginación; y cuanto de verdad y realidad.
Decidí consultar con una profesional de la locura, si era posible volverse locos enredándose en Facebook. Ilusionándose con pertenecer a un grupo, ser amigo de alguien, ver en nuestro muro un mensaje subliminal de un amor imposible, recibir un comentario en alguna foto sugestiva o algún regalo virtual ¿O porque no, recibir capussotitos?
¿Podrían obsesionarse las chicas sexies colgando sus fotos y videos hot, a la espera de ser descubiertas por algún Pancho Dotto? ¿Le quitaría el sueño a un jóven cineasta o fotógrafo aguardar a que alguien vea sus cortos y fotografías? Algún Blogger ¿podría desarrollar alguna neurosis esperando comentarios en sus posteos?
Tal es así que me encontré con Fernanda en una confitería cerca de mi actual lugar de trabajo, donde se compran los alfajores a mi gusto más ricos del mundo (oriundos de Mar del Plata).
Ella me dijo que vivir simultáneamente entre el mundo real y el virtual nos afecta en un doble sentido: colabora por un lado con una falta total de límites y por el otro con la impulsividad, ya que en cualquier momento y lugar podemos invadir a los demás y ser invadidos, sin tener en cuenta el “compás de espera” que todos necesitamos y sin medir las consecuencias.
Alimentamos así la incertidumbre y la desconfianza, ya que en el mundo virtual hay cabida para lo inexistente, para lo imaginario. En él, todo puede ser mentira o todo puede ser verdad, y así todos nos manejamos con códigos de incertidumbre, favoreciendo la inestabilidad de los vínculos. Nadie dice que si, pero tampoco que no y los mensajes quedan librados a la interpretación de quien los lee, atravesados por todas sus fantasías e ideales, más que a la intención del que los escribe, que probablemente no sea la misma. O si.
Audio entrevista Psic. María Fernanda Orallo
Entrevista Psic. María Fernanda Orallo.mp3 -

Recientemente leí una crónica de Hernan Casciari muy graciosa y reflexiva, donde al autor se pregunta que pasaría si de estar tan conectados, perdemos lo divertido y único del cara a cara y del piel a piel. Si perdemos la magia y el drama de las historias de amor. Ya que como bien dice, ¿que hubiese pasado si Penélope le mandaba un sms a Ulises preguntando cúando iba a llegar, o si le avisaban a Caperucita Roja que el lobo la iba a comer?
Pero volviendo a Facebook, nuestro intendente y algunos concejales se sumaron al juego también, solicitando mi amistad, llevando a cabo una nueva tendencia de marketing político 3.0. Ellos están en la red tal como Luciana Salazar, Gustavo Cerati y otros tantos deportistas, políticos y figuras del espectáculo.
Según el Mg. Fernando Irigaray, director del Área de Comunicación Multimedial de la UNR, Facebook se trata de una aplicación de la idea de la Teoría de los Seis Grados, también materializada en el marketing viral, donde uno invita a participar de determinada acción a sus amigos y ellos a los suyos creando una red exponencial prácticamente infinita. Un jóven estudiante de Harvard, Mark Zuckerberg, creó Facebook para contactarse con sus compañeros de la universidad, haciéndose millonario.
Irigaray cree que es interesante saber que el uso profesional y académico de esta herramienta todavía es limitado y más en nuestro país y que las conversaciones que se están dando en la red entre los ciudadanos, algunos ediles y hasta el propio intendente, son los primeros vestigios en la ciudad de una idea de marketing político.
Audio entrevista Mg.Fernando Irigaray
Entrevista Lic. Fernando Irigaray.mp3 -
Pero no solamente de política se trata, ya que comienza a avistarse el uso comercial de Facebook, para el marketing de empresas e instituciones. Irigaray destacó que las redes sociales potenciadas sirven para promocionar instituciones y marcas, si bien aclaró que esto es bastante difuso, y que no obstante el trabajo y el ocio están cada vez mas mezclados, todavía el mundo personal y profesional están en diferentes esferas. Aunque si es cierto que en algunos casos se puede potenciar el desarrollo profesional a partir de nuestros vinculos personales.
Si bien habría que evaluar las diferencias entre los nativos digitales y los migrantes, Irigaray no cree que todavía se encuentre en Facebook un interés valedero, si bien a veces se logra una convesación interesante.

Nadie sabe porque, pero todos tienen Facebook. Todavia hay mucho de banalidad. Y mas en nuestro querido mundo en vías de desarrollo. Mucho de puterío.


3 comentarios:

AgustinaB dijo...

Me encantó la nota. Es muy cierto todo esto de Facebook, todos tenemos uno, pero todavía no sabemos mucho para que. ¿Para contactar parientes lejanos?, ¿compartir fotos con amigo? ¿chusmear? Creo q cada uno tienen que encontrar que uso le quiere y puede dar.

Maia Alvarez dijo...

Creo que facebook es util, no se puede ser tan extremista, depende cada uno cual es como lo usa, saludos

Maribel Conde dijo...

Si me caracterizo por ser un poco extremista. Jajja!! saludos...