domingo, 19 de octubre de 2008

El cine vs las nuevas tecnologías.


El Cine Teatro Libertador es catalogado como patrimonio histórico cultural de la ciudad de Casilda, por su historia, por saber enfrentar las adversidades y salir siempre adelante de las crisis que afectaron al país y que por supuesto, repercutieron en la ciudad.

Abelardo Comba es el hombre que más conoce, en Casilda, sobre cómo mantener y llevar adelante un cine. Porque él, desde muy temprana edad, recorría cada rincón del Cine Teatro Dante, y tras su cierre, continuó su pasión en el Cine Teatro Libertador.

Tras una larga charla, en donde los recuerdos de los primeros años de su trabajo se hicieron presentes, entre tantos temas hablados, el principal es el “Libertador” y cómo la tecnología, poco a poco, fue desplazando a las salas de cine independientes. “Con el surgimiento de la televisión se creía que el cine iba a desaparecer, sin embargo no fue así, luego la videograbadora y los video clubs fueron otro obstáculo a superar pero actualmente el desarrollo del DVD, el Home Theater y la piratería que se obtiene por medio de Internet, son los principales enemigos con los que el cine debe convivir.”

Con la tecnología hogareña, que cada ves es más accesible para el consumidor, como el DVD con sistema de audio Home Theater o 5.1, el cine ¿cómo compite frente a esto?

Nosotros, en la sala tenemos un sistema de audio Dolby Pro Logic, que no es malo pero no es digital; ya que el digital, divide un poco mejor y hay un poco menos de imperfecciones en el sonido: el equipo solo ecualiza todo. El que tenemos actualmente ecualiza por separado.

Colocar un sistema de audio digital es muy costoso, y la gente no van a decir, “¡Uh que bárbaro, ahora pusieron sonido digital!”. El que sabe del tema si se va a dar cuenta, el que conoce algo de música y todas esas cosas, ese sí se va a dar cuenta; el resto va a escuchar una pequeña diferencia. Pero bueno… el sonido es bueno; el escenario también; la pantalla es una de las más grandes del país. Cuando nosotros la compramos, hace ya como 12 años, el que las fabrica en Sudamérica (la fábrica está en Rosario), Francisco Brarda, nos dijo que, más grande que esta, es la que hizo para “El Opera”, en Buenos Aires, que hoy no funciona más como cine. La pantalla de “El Opera” tiene 20 mts de largo por 8 mts de ancho, y la del cine tiene 18 mts de largo por 8 de ancho, y proyecta a 16mts, porque cuando vos abrís la cortina, te come como un metro de pantalla de cada lado.

Eso también, por ahí, alguno viene y dice: “ Uh no se ve tan clarito como en Rosario”, y si, no se ve tan clarito como en Rosario; porque en Rosario, usan lámparas de 1.500 y proyectan 10 mts por 6 mts, y a una distancia de 10 o 12 metros de la pantalla, entonces tienen todo cerquita. Nosotros proyectamos 16 mts por 8 mts y a 45 metros de la pantalla, y tengo una lámpara de 3.000, una más grande no se le puede poner. La máquina es la misma linterna que tiene el Village o el Showcase, con lámparas más grandes que las que tienen ellos, lo único que ellos la tienen computarizada. Entre tres personas manejan toda la sala, ponen con el teclado el inicio de la función y la máquina arranca sola, bueno, eso lo hago yo, aprieto un botón y arranca, en eso no hay diferencia, porque hay una sola sala, no se justifica poner una computadora para que arranque la máquina sola.

El Teatro Dante al reabrir sus puertas en el 2007, ¿es considerado una competencia para el “Libertador”?

Y… sí y no, y te voy a decir porqué…No, porque los espectáculos que vienen acá, no pueden ir al “Dante”, porque no le cierran los números, no hay forma de que le cierren los números. Un espectáculo como Los Nocheros; Soledad, que estuvo el otro día, que cuesta $40.000, $50.000, más descuento de los impuestos y producción, si vos vas al “Dante” con 360 butacas, tenés que cobrar 400, 500 pesos la entrada, sino no te cierran los números. Y los espectáculos chicos… sí, alguno nos pudo haber sacado, pero…en realidad quedan mejor allá que acá, nosotros eso lo reconocemos, porque son a lo mejor, espectáculos para 200 personas y nosotros tenemos una sala de 1.000 butacas y es como que acá quedan perdidos y allá está lleno, entonces son espectáculos para hacerlos allá. Como competencia nuestra yo, personalmente, no lo veo. Sí veo, que nos afecta en algo, que Casilda no da para tener un espectáculo por día y la gente que sale, yo la conozco y es siempre la misma. Tenés una variante, una franjita que, o les gusta el musical; o la magia; o el teatro. Pero el común de la gente es la misma, entonces, salir un día acá porque vino Soledad o Los Nocheros e ir el otro día allá porque estuvo Geretto… cuando llega a fin de mes, se secó el bolsillo, entonces no vienen ni al teatro, ni al cine.

Si uno lo ve por ese lado, sí afecta, pero competencia no, no porque tampoco… viste… nosotros renegamos cuando hay 150 personas o 200 personas, a nosotros nos gusta que les vaya bien, para que después vuelvan, porque si no, no volverían… y la sala queda fea con poca gente.

En Buenos Aires, las salas tiene una capacidad para 300 o 400 personas como máximo, los artistas allá hacen tres funciones a sala llena y cuando vienen a Casilda, convocan la misma cantidad de gente y acá es un fracaso… pero eso es más por el espacio que por otra cosa…

Eso mismo lo dijo un día, Fabián Vena, acá en el hall; estábamos charlando con el representante y el productor y habían metido 280 personas, era una época de crisis del país también, (en la época de De La Rúa) y había muy poca gente. Pasa que claro, el representante ve 1.000 butacas y quiere que haya 1.000 personas, siendo que en una sala de 1.000 butacas, en un obra de teatro tenés a 400, 500 personas y es excelente, porque aparte, ya no se ve tan vacía la sala. Y justo pasó Fabián Vena, que ya se iba, y nos escuchó hablar y nos dijo: “pero, ¿de qué están hablando ustedes?, si nosotros en Buenos Aires trabajábamos para 200 personas, ¿cuántas vinieron acá?” 280, “y esto es excelente, no discutan más”. Pegó media vuelta y siguió caminando. Y es que pasa eso, ellos en los teatros de allá, trabajan de esa forma. Los que es meramente teatro; después, el teatro de revista, eso es otra cosa, manejan otros números; pero lo que es teatro, teatro, es esa la cifra que se maneja. Pero bueno… el representante quiere vender todas las entradas…

¿Los videos Clubes, se ven como una competencia?

El video club tradicional, no; pero el video club que tiene copias truchas, si. Si bien hoy en día en todos los videos podemos encontrar copias de películas, una cosa era cuando las películas salían a los 6 meses o al año, entonces compraban una películas y hacían 5 o 6 copias para alquilar, pero hacían copias de un original. En cambio ahora bajan las películas de Internet y estafan a la gente con una película bajada de Internet o robada de una sala, sin audio, con un tipo masticando pochocho al lado, entonces eso es lo que no va, esa es la competencia totalmente desleal hacia el cine. Y lo peor es que ellos necesitan del cine, porque acá nos conocemos, yo soy amigo de la gente que tiene video Club y las películas funcionan una vez que se dieron en el cine y después van y se alquilan en el video. Yo he tenido un montón de películas que no han salido porque se quedan en Buenos Aires, porque son de productoras chicas entonces tienen pocas copias y con la película no pasó nada, y eso tampoco se lo alquilan a nadie. No se por qué no compran la película original que no cuesta nada, hacen lo otro y no invierten en nada, en realidad a ellos no les baja el alquiler, porque yo traigo una película que sea taquillera y yo meto mucha gente, y si ellos no me sacaron gente vendiendo una trucha, la gente va a ir a alquilarla lo mismo después, van a tener igual o más cantidad de gente alquilándola, lo que si tienen que esperar un tiempo para que venga y se estrene la película. Igual se está controlando este tema. Si el cine fuera de alguien privado y que vive del cine, es probable que ya haya hecho la denuncia y que ni los videos club de Casilda podrían tener películas truchas, porque le tocan el bolsillo. Pero como esto es de casi todos los comerciantes de la ciudad y si no es amigo de uno, es amigo de otro que tiene un video club, y para colmo el cine es sin fines de lucro, y hasta ahora se está dejando pasar, pero es un delito federal, si yo voy a la policía y hago la denuncia le clausuran el negocio.

Haciendo un poco de historia:

El Cine Libertador empezó siendo un proyecto de Juan Orcina, Enrique Nizzo, el Dr. Mirat junto a varios integrantes de la ciudad de Casilda, en 1957. Ese grupo de personas reunió a diferentes personalidades de la ciudad para venderles acciones y así construir el Cine Teatro Libertador. Se logran vender 4.000 acciones. El 51% de ellas queda en manos del grupo iniciador de este proyecto y son ellos los que manejaron el teatro, hasta su cierre temporal en 1986.

Su inauguración fue en junio de 1959, con un concierto de Raúl Spivak y al día siguiente se proyectó la película, “La llave”.

En Casilda, en ese año, estaban funcionando el Cine Teatro Libertador y el Cine Teatro Dante. En 1985, comienza una crisis que afectó no sólo a las dos salas que se daban cita en Casilda, sino también a los cines de todo el país, ya que de un total de 3.000 salas, quedaron en actividad 250. En Casilda, ambas salas dejan de funcionar.

En 1986, al cerrar la sala, el Cine se iba convertir en una iglesia evangélica o en un supermercado. Es por esto que, Héctor Ingaglio, fue el impulsor para nuevamente recurrir a la gente de la ciudad con el fin de salvarlo y comprar las acciones que estaban a la venta, ya que Orcina había fallecido y su mujer había puesto sus acciones a la venta. La iglesia evangélica tenía el dinero para comprarlo de contado, pero la esposa de Orcina prefirió que ese lugar siga funcionando como teatro y dar facilidad para que los ciudadanos pudieran comprarlo y salvar al cine. Fue así como, después de varios meses de reuniones en el Centro Económico, y gracias a la iniciativa de Ingaglio, se compra el cine y en octubre de 1989 reabre sus puertas. “Locademia de policía 5” y “Quién engaño a Rogger Rabit”, fueron las películas elegidas para la gran fiesta de apertura.

El Cine Teatro Libertador se constituye como una S.A (porque no se tiene conocimiento de todas las personas que han comprado acciones.) Es una institución sin fines de lucro, porque nunca hubo un reparto de dinero entre quienes lo manejan y siempre que hubo ganancias fue destinada para mejoras del teatro ya sea en maquinarias y proyección, sistema de sonido o refacciones del inmueble.

Boomp3.com


2 comentarios:

Maia Alvarez dijo...

Vero: muy buena nota!! te re felicito!

Javier Logiudici dijo...

Fijate que tenés que configurar el archivo de boomp3 porque se reproduce solo.