sábado, 11 de octubre de 2008

La fluorescencia del águila Nazi

La historia en Pueblo Esther cuenta que el Circulo de Aviación tenía como insignia una enorme águila de bronce. El ave fue vendida y, años después, subastada por millones de dólares por pertenecer al régimen Nazi.

Martes por la tarde.

BubbleShare: Share photos - School Crafts

Juan vive en el aeroclub ubicado en la intersección de la Ruta provincial 21 con la AO12. Trabaja de Martes a Domingo manteniendo las instalaciones en un perfecto estado, anotando y cobrando las horas de vuelo de los socios, cargando gasolina en los aviones y controlando el cumplimiento de las normas que dictan la comisión directiva.
Me siento con Juan el buffet y, mate de por medio, le pido que me cuente la historia del águila. Apacible relata su versión: una noche de invierno del 2001 unos extraños merodeaban el predio. Preocupado, Juan informa a la comisión directiva y se entera que había alguien interesado en comprar el águila del Circulo de Aviación. Tras una negociación el aeroclub vende el ave de metal.

UNO - enrevista


Cuenta Juan que la insignia del Aeroclub de Pueblo Esther era un águila de dos metros por cuatro que había llegado de la mano de Dr. Alvarado, presidente de la comisión directiva, en los años 60´. Alvarado era amigo del dueño de una panadería llamada “El águila“; y en alguna charla sin importancia decidieron que el destino del la enorme ave que posaba sobre el techo del antiguo edificio sería el aeroclub, en lugar de la basura.

DOS - entrevista

Sergio, el instructor de vuelo del club, reafirmó la historia de Juan pero me aseguró que el origen de la insignia era una famosa droguería ubicada en Rosario.

Un año después de consumada la venta, Juan se enteró por boca del carbonero de la zona que el águila “había pertenecido a Hitler y se había vendido a 1 millón 350 mil dólares“. Según Juan, el carbonero leyó la noticia en el diario y el águila que antiguamente pertenecía al aeroclub estaría relacionada con la emblemática ave de bronce rescatada del Graf Spee .

CUATRO - entrevista

Salgo a recorrer la zona y me encuentro con el carrito de Roberto. Él me confirmó la historia de Juan. Sin embargo, para Roberto el águila pertenecía a una serie que Hitler había mandado a hacer para “dispersar por el mundo“. Su comensal también conocía la historia, aunque cría que “la donó en una visita que hizo Hitler aca“. En todo caso ambos afirmaron que el Circulo de Aviación tenía una enorme águila de bronce que pertenecía a el régimen nazi.

SEIS - entrevista vecinos

Miércoles por la tarde

Paso la tarde tratando de encontrar alguna nota periodística que haga referencia a la historia. Encuentro muchísimo material sobre el águila del Graf Spee ), trato de seguir esa pista. Lo único concreto que encuentro es un comentario de un blog que parece preguntarse lo mismo que yo :“ Tengo entendido que en el aeroclub de la localidad de Pueblo esther (Pcia Santa Fe) existia un aguila de similares caracteristicas a la retirada del Graf Spee con algunas inscripciones que la sindican como originaria de la Lugtwaffe ¿alguien tiene alguna informacion?“ (sic)
Imposible encontrar la nota a la que hizo referencia el carbonero. Descubro que el águila imperial es un símbolo que el régimen alemán usaba de diferentes manera y con distintos diseños. Sin embargo, parece improbable que la insignia del aeroclub se trate de una de las seis águilas de bronce pertenecientes a la iconografía nazi y emblemas de los barcos de Guerra (como la del Graff Spee)

Jueves por la tarde

Voy a la secretaría del Circulo de Aviación decidida a conseguir una foto o aquella nota periodística. El secretario desconocía totalmente la historia, hacía dos años que estaba en el club y nunca había escuchado nada. Busca desordenadamente y no encuentra nada para ayudarme. Se comunica telefónicamente con el presidente de la comisión directiva.
“Acá hay una chica que quiere información sobre el águila del club …ahaha ¿nazi?, esa no la tenía…Esperá que te la paso“

Hablo con Juan Pablo, el presidente de la comisión directiva, él conoce que existe el mito pero asegura que es completamente falso. Vuelve a contarme que el águila llega al club, en la década del sesenta, cedida por un amigo del presidente dueño de la famosa farmacia “El águila“. Una prueba fehaciente de origen de la insignia del club está en una fotografía antigua de la cuidad de Rosario en el Coto de Mendoza y Lavalle. En la foto se ve el águila de la droguería antes de la segunda guerra mundial . El águila no sólo había sido encargada por el dueño de la farmacia en el siglo XIX, sino que era hueca y no era de bronce. Una anécdota que me cuenta Juan Pablo para reforzar la historia es la de un gigante nido de abejas que alguna vez se atrevió a instalar al interior de la insignia.

BubbleShare: Share photos - Play some Online Games.


La comisión directiva vendió el águila de metal que usaba de insignia a una gente de buenos aires que, aparentemente, se la habrían llevado a una estancia al sur. El dinero de la venta se utilizó para arreglar un avión en épocas de vacas flacas. Cuenta el presidente que nunca más supo de ella, pero el mito es tan grande que al una vez lo llamaron de una casa de subastas en New York para corroborar que el águila que estaban por subastar no haya sido robada del club. (¡!¿?)

Las pruebas están y la historia del águila nazi de Pueblo Esther deviene mito. Sin embargo, todas las versiones dejan alguna pregunta sin respuesta. ¿Acaso existe alguna historia que conteste todas las preguntas? ¿O es a fuerza de ocultar estos interrogantes inconclusos como se escribe la historia?


2 comentarios:

Javier Logiudici dijo...

Te felicito, María, por la calidad de tu noticia. Es noticia porque buscaste la información, porque te moviste y te preocupaste. También es interesante como aportan las imágenes y el audio. Si fuera Tinelli te pondría un diiiiiiiiiiiiiiiieeeeeezzzzzzzzzzzzz.

Anahí dijo...

A mi me gustó muchísimo el relato de la investigación día por día. Además, celebro la decisión de que, aunque no hayas podido confirmar nada, decidieras publicar la nota, porque los interrogantes sin cerrar vuelven todavía más interesante la historia.